Aretes ideales para tu vestido

Elegir qué aretes o pendientes llevar con un vestido no es un acto solo por moda o llevar un simple complemento, esta decisión logra mostrar mucho de ti, sobre tus gustos e ideas, así como la influencia y tendencias que marcan tu estilo. Es por ello que en este artículo te contaremos algunos tips para que puedas elegir el mejor complemento para tu outfit.

De acuerdo a la ocasión

Lo primero es definir la ocasión, si se trata de un evento de gala, fiesta informal o para salir a un día de trabajo habitual. Tener presente esto te permitirá elegir tanto el vestido como el juego de aretes idóneos para dicha ocasión.

En el caso de los eventos especiales donde no solo tu outfit es lucir bien, sino que también resaltar tu personalidad y tu presencia, una opción infalible sería un par de aretes con alguna gema preciosa. Para la noche puedes dejarte llevar y que sea una pieza de tamaño considerable, de día lo recomendable es que fueran más pequeños y sutiles.

Para un look diario lo mejor es no saturar tu atuendo, aretes pequeños y con pocos brillantes son ideales para un día tranquilo.

 

Jugar con el estilo

Entrar en este terreno es difícil, ya que no solo se trata de estilo sino también es parte de una identidad, y en muchas ocasiones por no perderlo no usamos ciertos accesorios, así que hay que jugar con esto, ya que para que realmente unos aretes resaltes, deben ir acorde al vestido que se lleva. 

Por ejemplo unos pendientes llenos de colores y formas en flores, muy probablemente chocaran con un vestido negro estilo gótico, por lo que pensar en el vestido y también su color beneficia la selección de estos. 

 

Atención a los colores

Cuidar el contraste que se tiene entre los accesorios y la ropa es un sutil detalle que da un buen plus a tu outfit, si bien es cierto que no es el factor determinante, sí puede ser una guía para elegir. Contrasta los colores de tus accesorios con los del vestido que has elegido, ya que el vestido se convierte en el color base y tus aretes junto al resto de tus accesorios son la clave para balancear y resaltar la atención de tu atuendo.

 

Detalle en nuestro rostro y la forma del vestido

La forma del rostro es algo que se debe de tener muy bien identificado, para poder elegirlos, lo recomendable es; sujetarse el cabello, mirarse en el espejo e identificar las proporciones de tu rostro: frente versus tu mentón, el largo de tu cara así como el ancho de esta.

Rostro ovalado. Este tipo de rostro no presenta ninguna complicación pues es muy equilibrado, cualquier tipo de pendientes le sientan bien. Solo se tendrá que adecuar el outfit a la situación.

Rostro cuadrado. Para este los aretes grandes con diseños angulosos son perfectos. Si se busca equilibrio, optar por aretes sencillos ayudará a redondear el rostro, con lo que las facciones no se verán duras. 

Rostro con forma de corazón. Evitar los aretes terminados en pico ya que enfatizan lo estrecho de la barbilla. Es mejor elegir aquellos que sean finos y se ensanchen en la parte de abajo para contrastar con la forma del rostro.

Rostros redondos. Para este tipo los aretes largos y estrechos harán que el rostro se alargue dándole un equilibrio perfecto. Se deberá evitar aquellos con formas circulares.

A favor del peinado

Como detalle final pero no menos importante para tener cubierto todos los aspectos de tu outfit, ten en cuenta el peinado que te harás. La clave principal es recordar que los pendientes se tienen que ver. 

Los peinados recogidos pueden ser muy variados y de muchos estilos, desde elegantes y muy detallados hasta completamente informales como una sencilla coleta. Sin embargo, unos aretes cortos lucirán genial acompañados de un recogido más casual y despreocupado con mechones sueltos a los costados; lo contrario para el caso de flequillo, los aretes largos favorecen mucho a este peinado.

El cabello suelto siempre se ve favorecido con cualquier tipo de aretes, sin embargo los pendientes largos, van mejor con un peinado de raya de lado y para la raya en medio nada mejor que pendientes pequeños.

Lista de productos

No tienes artículos en la lista de deseos.