El oro auténtico no le teme al fuego: Chapa de oro

Las joyas chapadas en oro son una gran alternativa a las de oro puro. La principal diferencia es que el chapado no está hecho 100% de oro y cuesta mucho menos, pero, tiene una apariencia tan agradable a la vista como el del metal precioso.

Lograrás tu objetivo al usarlas porque dado su precio, puedes obtener joyas muy sofisticadas que se ven glamorosas y nada caras.

El origen de esta técnica data del siglo XVII, cuando a los ebanistas se les ocurrió cubrir muebles con una lámina de oro llamada “pan de oro” para darles más brillo y hermosura.

Hoy en día, las joyas se fabrican principalmente mediante una técnica química llamada electrólisis (o galvanoplastia). Esto es mucho más fácil, rápido, permite un recubrimiento resistente al tiempo y una cobertura perfecta.

Al tomar joyas de cobre o plata, se les aplica finas capas de oro. Las bases de algunas son en cobre, mientras que otras serán zinc, níquel, latón, bronce, plata, o incluso estaño-plomo.

Cada pan de oro aplicado se llamará un "micrón". En Europa, la mayoría de las joyas chapadas en oro son de tres micras, es decir, tienen tres capas de oro. Este es el estándar actual y tiende a hacer que los accesorios sean mucho más duraderos. De hecho, un espesor así tomará mucho más tiempo en desvanecerse.

Puede encontrar el chapado en oro en cualquier estilo y para todo tipo de joyería: pulseras, cadenas o anillos y todos extremadamente modernos.

Sin lugar a dudas el uso intensivo de estas joyas, el uso de productos detergentes terminaría empañándolos y eliminando gradualmente su brillo. Así que trátalos como si estuvieras usando una bonita bolsa o un buen par de zapatos.

Si quieres mantenerlos brillantes no laves los platos con ellos, no les pongas perfume, y guárdalos en un joyero.

Esta técnica atrae cada vez más personas, especialmente si se ejecuta con gran delicadeza. Se pueden usar como un regalo muy apreciado o se pueden comprar en cualquier ocasión especial.

Lista de productos

No tienes artículos en la lista de deseos.