Joyas más famosas del mundo

El mundo de la joyería tiene grandes obras que han marcado la historia y en nuestro blog de hoy te contaremos sobre la más famosas.


Godman Necklace de las joyas de la Corona


Se trata del collar más querido por la Reina Isabel II, este collar fue un regalo de las hermanas DunCan, cuyo padre Frederick DunCan Godman lo compro en Baviera en el año 1890. En 1965 la mayor de las hermanas, se enteró que aquella pieza pudo haber pertenecido a la emperatriz Josefina de Francia, por lo que considero sería perfecta para sumarse a las joyas de la corona. 


Lord Chamberlain recibió una carta donde las hermanas ofrecían el collar a la reina, sin embargo Sir Francis Watson, topógrafo de la de obras del imperio dictaminó que no correspondía con la colección de la emperatriz, a pesar de ello las DunCan insistieron hasta que la propuestas fue aceptada, y como señal de agradecimiento fueron invitadas a una ceremonia privada al Palacio de Buckingham.

 

El diamante de Taylor-Burton


Propiedad de la famosa actriz Elizabeth Taylor, quien amaba los diamantes recibió esta joya de su pareja intermitente Richard Burton, quien adoraba llenar de joyas a su amante. En 1969 compró a Cartier uno de los diamantes más grandes, al inicio este pensó en colocarlo en un anillo, pero debido a su tamaño lo mejor sería un collar. El también actor bautizó a esta gema como “Taylor-Burton”.

 



Huevos Fabergé


Dentro de las joyas más conocidas, los huevos de Pascua Fabergé son conocidos como el capricho de los Zares. Su creador fue Peter Carl Fabergé de quien recibieron su nombre, este elaboró 69 piezas entre los años 1885 y 1917, actualmente solo se conservan 61 de estos en todo el mundo. 


El primer huevo fue creado por encargo para Alejandro III quien quiso obsequiar la joya a su esposa la zarina Maria Fyodorovna,  la cual quedó maravillada con el regalo en especial al abrirlo, en su interior contenía otro huevo de oro y dentro de éste una gallina de oro con la corona real. 


Estas obras se volvieron muy famosas entre la aristocracia rusa, por lo que solían pedirlos como regalos especiales, estos fueron hechos con oro, plata, platino, y con incrustaciones de zafiros, rubies, esmeralda, diamantes, y demás piedras preciosas. El broche de oro de estas piezas fue el estilo rococó con el que se diseñaron.



El anillo de Lady Di-Middleton


La última vez que la princesa lució esta joya fue en 1996 antes de que firmara el divorcio con el príncipe Carlos de Gales. Se trata de un enorme zafiro azul de 18 quilates , rodeado de 14 diamantes y montado en un anillo de oro blanco, el cual está valuado en medio millón de dólares.


La joya fue regalada por el príncipe a Lady Diana el día que se comprometieron en 1981. Desde su muerte este anillo se había mantenido solo en el recuerdo ya que estaba a resguardo, sin embargo en 2010 volvió a convertirse tendencia cuando el príncipe Guillermo hijo de la princesa decidió darle esta sortija a su prometida Kate Middleton, esto lo hizo pensando que sería la forma de tener presente a su madre en su boda.

 

El diamante de Catalina la grande

 

Esta joya simboliza el deseo del Conde Grigori Grigorievich por reconquistar el amor de Catalina II de Rusia. Este enorme diamante pesa 200 quilates. La gema fue montada en el Cetro Imperial. Este fue nombrado El diamante Orlov por la emperatriz, el cual quedó incrustado hacia adelante y sobre él descansa un gran águila doble con las armas de Rusia.

Lista de productos

No tienes artículos en la lista de deseos.